Intel trabaja con sus proveedores para reducir el precio de los Ultrabook

El fabricante quiere que estos ordenadores se hagan con el 40% del mercado para finales de este año y cree que la solución es rebajar los terminales.

Después del fracaso de Intel con los ordenadores ultrafinos que comercializó en 2008 y que tenían un  precio demasiado alto, el fabricante cree que esta vez va por el buen camino con sus ultrabooks y cree la política de los precios de sus chips para este tipo de dispositivos es la adecuada, por lo que está trabajando con los proveedores para que bajen los precios de los demás materiales.

Intel espera que su concepto de ordenador, para el que trabaja con diferentes fabricantes, y que es el mayor rival directo del MacBook Air de Apple, consiga hacerse con una cuota del mercado del 40% para finales de este año. En opinión de Navin Shenoy, vicepresidente de ventas y marketing y gerente general de la región Asia-Pacífico, para que esto suceda “los precios tienen que bajar”, según relató a Reuters en una entrevista.

Los analistas creen que el precio óptimo para conseguir el triunfo de los Ultrabooks estaría en 699 dólares. Para comparar con la realidad, el ordenador de esta gama lanzado por Acer cuesta 899 dólares (799 euros en España). Shenoy dijo al respecto que se necesita tiempo para conseguir reducir el coste del dispositivo.

Por otro lado, las inundaciones en Tailandia, también han afectado a la fabricación de estos ordenadores y podrían llegar a afectar hasta al 30% de la producción de discos duros, lo que tendría sus repercusiones en las ventas del primer trimestre de 2012.

Sean Maloney, vicepresidente ejecutivo de Intel, declaró en la feria Computex celebrada en mayo que sus Ultrabooks se diferenciarían de otros productos similares de la competencia, como el MacBook Air de Apple o el Samsung Series 9, en que con el tiempo irían teniendo precios más bajos.

Un teclado táctil sobre cualquier superficie

La cultura Kinect se expande en Microsoft. El éxito del comando por voz y gestos anima a sus investigadores a proponer otras soluciones para dar órdenes a las máquinas. Ahora ha presentado un prototipo, OmniTouch, que convierte cualquier superficie, desde una pared a la mano del propietario del aparato, en un teclado táctil. Sus autores defienden que hay una enorme cantidad de superficies utilizables en nuestro entorno y destacan que el tamaño de la mano es mayor que el de una pantalla de teléfono inteligente. La imagen siempre se proyecta enfocada aunque cambie la distancia de la proyección ya que se calibra automáticamente.

      En un vídeo se muestran las posibilidades de OmniTouch, creado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon en colaboración con Microsoft. La cámara detecta el movimiento de los dedos para hacer cumplir sus órdenes y la superficie de proyección puede desplazarse a voluntad del usuario por el cuerpo humano o a una pared. También funciona sobre materiales rugosos. Una vez proyectado, por ejemplo, el teclado, la cámara analiza la proximidad del dedo a la superficie para interpretar cuando clica en una tecla y distinguir este movimiento de los desplazamientos del dedo por la superficie.

      Seis actividades que las aplicaciones web en la nube ya dominan mejor que las aplicaciones nativas

      Sin darnos cuenta, la nube nos ha pillado a todos. Lo que antes hacíamos con un enorme repertorio de aplicaciones, ahora lo hacemos con un navegador o con una aplicación que depende de un servicio en internet para funcionar. Las ventajas no son pocas: liberamos a nuestro PC de muchas tareas y de mucho espacio de almacenamiento, y tenemos todos los datos que queramos disponibles desde prácticamente cualquier lugar con una conexión a internet. Pero también tenemos los inconvenientes de la privacidad de los datos, por supuesto. Seguro que todos hemos tenido dudas acerca de si las compañías abusan de nuestra confianza y miran donde no deben.

      ¿Pero qué actividades son las que hemos confiado en la nube? La palabra “nube” es relativamente nueva, pero llevamos usando el navegador más allá de las simples páginas web desde hace mucho tiempo. Echemos un vistazo a lo que cada vez más personas están acostumbradas a hacer a través de un navegador y dejando a un lado las aplicaciones nativas, sean del sistema que sean.

      Gestión del correo

      Con la cantidad de correos que pueden pasar por los buzones de los usuarios profesionales y aficionados hoy en día (Más de 200 tranquilamente, y os lo digo por experiencia), llevar todos esos datos a la nube nos libera de muchos dolores de cabeza. No hay que configurar cuentas en aplicaciones nativas, no hay confusiones a la hora de gestionar los correos, todo se mantiene sincronizado desde cualquier sitio y si configuramos un dispositivo nuevo simplemente hay que acceder a la web con nuestras credenciales.

      Los campeones del correo en la nube son veteranos y muy conocidos: Windows Live Hotmail, Yahoo! Mail, Gmail… prácticamente todo el mundo tiene una cuenta en uno o más de esos servicios.

      Creación y edición de documentos

      Atrás quedan los tiempos en los que nos que babeábamos para ver las versiones más nuevas de Microsoft Office en nuestros ordenadores. Incluso esa suite se ha trasladado a la nube con Office 365, y ahora ya no es obligatorio pagar una licencia de esas aplicaciones para poder ver documentos. Desde un navegador ya podemos crear y trabajar de forma colaborativa con documentos, hojas de cálculo, presentaciones e incluso esquemas. El servicio más conocido en este caso es, indudablemente, Google Docs.

      Gestión de archivos

      Hasta lo más básico de un sistema operativo ya puede ser gestionado desde un servidor remoto. Muchos de nosotros hemos pasado a tener una carpeta que está sincronizada con un servidor, como la popular carpeta de Dropbox (aunque alternativas no le faltan). La ventaja más importante en este caso es la comodidad: siempre podemos enviar un archivo por correo electrónico o mediante una memoria USB de un ordenador a otro, pero no hay nada más sencillo que no hacer absolutamente nada y que el archivo esté instantáneamente en todas partes.

      Vida social y mensajería instantánea

      La revolución social es una página web: Facebook. Sus servidores contienen toda la información de nuestras cuentas. Google Plus, Twitter… todo se centraliza en la web dejando esos antiguos mensajes de ordenador a ordenador. Incluso los mismos protocolos de mensajería instantánea han pasado a la web (Google Talk integrado en Gmail y Google Plus, el chat de Facebook en la web…), haciendo que no necesitemos esas tradicionales aplicaciones que aúnan varios protocolos como Pidgin o Adium.

      Gestión de la agenda y el calendario

      Pocos calendarios digitales se ven ya que sigan aislados en un mismo sitio y no puedan sincronizarse con algún servicio. La era móvil ha potenciado a Google Calendar como uno de los calendarios más usados en la nube, y Outlook tampoco se queda atrás teniendo en cuenta la solución de Office 365 que hemos mencionado antes. La apuesta más reciente es la de Apple, con iCloud.

      Lo más reciente: Música, películas, aplicaciones, juegos, libros y series

      Y es precisamente iCloud la que ha confirmado la última tendencia que muy probablemente empezó con Spotify: tener siempre a mano todo nuestro material multimedia. Aquí cada compañía toma un concepto diferente, con Apple usando su catálogo de iTunes para poder sincronizar todas las canciones mediante iTunes Match y Google permitiéndonos subir todos nuestros MP3 en sus servidores gracias a Google Music. Las aplicaciones tampoco se quedan fuera: Android Market, App Store y Mac App Store… todas las aplicaciones que compremos están disponibles cuando y donde queramos. Se acabaron las licencias simples y los precios excesivos.

      En el futuro trasladaremos aún más actividades a la nube: Google lo tiene muy claro con Chrome OS, un sistema operativo que es sólo un navegador. Apple y Microsoft prefieren seguir con sistemas operativos convencionales, pero moviendo muchas características del dispositivo a sus servidores. Y mientras tanto, la tecnología web avanza a pasos agigantados para seguir demostrando de lo que puede llegar a ser capaz la nube.

      ¿Por que no se venden los Tablet con Android?

      A estas alturas, el mercado de los Tablet ya debería de estar en un nivel de equilibrio entre la plataforma de Apple y Android. El iPad llegó primero al mercado, pero Android cuenta con cientos de modelos de Tablet a la venta y eso debería ser suficiente, como pasa con los móviles, para rascar más superficie.

      Sin embargo, algo pasa con los Tablet Android que no terminan de gustar al consumidor. Las cifras que se barajan, tras más de un año en el mercado, es de menos de 5 millones de Tablet Android vendidos en el mundo. Para que os hagáis una idea, Apple ha vendido más de 40 millones de iPad, ella sola, frente a la multitud de opciones y modelos de otros fabricantes con Android.

      ¿Será el sistema operativo, la velocidad, la percepción de fluidez de la pantalla, el tipo de aplicaciones o juegos, la intuitividad, la fragmentación de Android en los dispositivos, el precio…?
      Los propios fabricantes sueñan con estos terribles datos. Partiendo de que entre los más de 40 modelos de Tablet Android suman casi 5 millones de unidades vendidas… ¿Qué ganancia pensáis que puede dejar este mercado a empresas de renombre como Sony, HTC, Samsung o LG?
      La pregunta está abierta… ¿Por qué razón crees tú que los Tablet Android no venden? ¿Qué debería cambiar para que la situación de los Tablet con Android fuese parecida a la de los Smartphone de la misma plataforma, sector en el que sí hay un equilibrio más lógico?