Las placas base subirán de precio este mismo trimestre

En el mundo de los componentes electrónicos para ordenadores es bastante conocido el hecho de que actualmente el precio de las unidades de almacenamiento por disco duro (HDD) están muy elevados, en comparación con lo que estaban a mediados del pasado año 2011 y esto se debe a la serie de inundaciones que se vivieron en Tailandia en el mes de octubre pasado.

Pues parece que las altas de precios no solo afectarán a los disco duros, sino que dos de las principales fábricas responsables de la producción de placas base para ordenadores, Asustek y Gigabyte Technology, han sido los primeros en anunciar que los precios de sus productos subirán , este mismo primer trimestre del 2012 en un 10 por ciento aproximadamente.

De esto no tiene la culpa ninguna inundación o fenómeno natural, sino que el precio internacional del cobre, uno de los principales materiales utilizados en la creación de este componente, ha subido considerablemente de precio, además de la mano de obra china, ya que en este país se encuentran las mayorías de las fábricas. En el caso del cobre ha subido de costar los 8.000 dólares por tonelada a 8.600 dólares, por lo que el 10% de aumento será notorio en el precio de las placas base desde marzo.

Los precios de los discos duros podrían subir inminentemente, Seagate entre las afectadas por inundaciones

Tailandia se ha visto afectada en este mes de octubre por las peores inundaciones en la zona desde hace 50 años; el caos es tal, que las torrenciales lluvias han interrumpido suministro eléctrico y las comunicaciones de todas las factorías situadas en buena parte del país, incluyendo, entre otros, a los fabricantes de discos duros Toshiba, Hitachi y Western Digital, que han visto como sus previsiones de producción y distribución se han derrumbado. El último fabricante de dispositivos de almacenamiento en sumarse a la lista de compañías afectadas ha sido Seagate; la firma, pese a comunicar que sus plantas en el país siguen siendo funcionales y de momento no existen problemas logísticos, también ha sugerido que que habrá interrupciones en la cadena de distribución que suministra las piezas necesarias para fabricar sus discos duros.

Además de una de las factorías más importantes de Seagate, Tailandia también acoge a la mayoría de fabricantes de componentes, como la nipona Nidec, Cal-Comp, o Min Aik Technology, que suministran la mayoría de piezas vitales necesitadas por los productores de discos duros. Debido a la ferocidad de las inundaciones, que han pasado por la mayoría de provincias del país en los últimos dos meses y cuyas predicciones de costes podría ascender a 3.900 millones de dólares, ni Seagate ni otros fabricantes pueden asegurar cuanto tiempo durarán las los problemas en la distribución, ni como de severa será la ralentización de la misma. Por el momento, el fabricante espera que las restricciones en la producción sean constantes durante el resto del año. Como resultado, los discos duros, tanto internos como externos, e incluso multimedia, podrían sufrir un aumento en su precio de venta, con lo que quizás si estamos sopesando la adquisición de alguna nueva unidad, sería una magnífica idea hacerlo antes de que el efecto se comience a notar en occidente.

Afortunadamente, y como nota esperanzadora y de mayor importancia, todos los trabajadores de la compañía se encuentran en perfectas condiciones, y Seagate ha prometido ofrecer un informe más exhaustivo, así como nueva información al respecto de las inundaciones y su consecuencias en su fábrica el día 20 de octubre, durante su conferencia económica trimestral. Pese a cualquier problema que surja en el ámbito de la tecnología, en estos momentos en los que la naturaleza azota una región, la importancia recae en el aspecto humano; desde aquí nuestros mejores deseos al pueblo tailandés.