Intel trabaja con sus proveedores para reducir el precio de los Ultrabook

El fabricante quiere que estos ordenadores se hagan con el 40% del mercado para finales de este año y cree que la solución es rebajar los terminales.

Después del fracaso de Intel con los ordenadores ultrafinos que comercializó en 2008 y que tenían un  precio demasiado alto, el fabricante cree que esta vez va por el buen camino con sus ultrabooks y cree la política de los precios de sus chips para este tipo de dispositivos es la adecuada, por lo que está trabajando con los proveedores para que bajen los precios de los demás materiales.

Intel espera que su concepto de ordenador, para el que trabaja con diferentes fabricantes, y que es el mayor rival directo del MacBook Air de Apple, consiga hacerse con una cuota del mercado del 40% para finales de este año. En opinión de Navin Shenoy, vicepresidente de ventas y marketing y gerente general de la región Asia-Pacífico, para que esto suceda “los precios tienen que bajar”, según relató a Reuters en una entrevista.

Los analistas creen que el precio óptimo para conseguir el triunfo de los Ultrabooks estaría en 699 dólares. Para comparar con la realidad, el ordenador de esta gama lanzado por Acer cuesta 899 dólares (799 euros en España). Shenoy dijo al respecto que se necesita tiempo para conseguir reducir el coste del dispositivo.

Por otro lado, las inundaciones en Tailandia, también han afectado a la fabricación de estos ordenadores y podrían llegar a afectar hasta al 30% de la producción de discos duros, lo que tendría sus repercusiones en las ventas del primer trimestre de 2012.

Sean Maloney, vicepresidente ejecutivo de Intel, declaró en la feria Computex celebrada en mayo que sus Ultrabooks se diferenciarían de otros productos similares de la competencia, como el MacBook Air de Apple o el Samsung Series 9, en que con el tiempo irían teniendo precios más bajos.

Bombazo …El primer ‘ultrabook’ en España, de Acer

El 7 de octubre llega Aspire. Su peso supera, por poco, el kilo, presenta una pantalla de 13 pulgadas, un diseño muy fino y arranque rápido gracias a su doble disco duro

 

Después de la explosión de los netbooks, en lucha con las tabletas, el ordenador portátil se reinventa con el ultrabook, una nueva categoría de ordenador bautizada así por Intel que quiere conquistar el mercado. Una definición rápida de este modelo podría ser el MacBook Air, el ordenador más pequeño de Apple: fino, ligero, con potencia como para crear contenidos y un consumo ajustado de batería. La diferencia entre los aparatos de la manzana y los que van a llevar Windows es el precio. Los fabricantes se esmeran en quedarse por debajo de los mil euros, salvo casos excepcionales. La versión de 13 pulgadas de Apple cuesta entre 1.249 y 1.499 euros.

El 7 de octubre llega a España el primer portátil de esta categoría. Su peso supera, por poco, el kilo, presenta una pantalla de trece pulgadas, un diseño muy fino y arranque rápido gracias a su doble disco duro. Uno en estado sólido, de 20 gigas, reservado para el sistema operativo, y otro de 320 para los datos y documentos del usuario. El precio recomendado para este modelo es de 799 euros. El 10 de noviembre aparecerá una versión mejorada, con disco duro sólido y costará 1.149 euros.

La diferencia entre ambos, más allá del precio, está en la duración de la batería. El primero alcanza 5 horas de uso intensivo, el segundo hasta siete. Beatriz Pérez, directora de mercadotecnia de Intel, cree que esta categoría de ordenador desbancará al netbook. “Nuestra previsión es que a finales de 2012 el 40% de las ventas sean ultrabooks”, añade.

Miguel Hernández, responsable de ordenadores de consumo de Acer, no considera a las tabletas como competencia, sino como algo complementario. “Crear un álbum de fotos o un vídeo de las vacaciones son acciones creativas normales pero que no se pueden hacer en tabletas”, explicó. Se mostró optimista con respecto al mercado de ordenadores: “Las ventas desde el mes de abril son mejores que las de 2010”.

En el futuro estos ordenadores, además de añadir conexión inalámbrica y bluetooth, tendrán un procesador gráfico dedicado y pantallas táctiles. Intel promueve estos equipos con fondo de 212 millones de euros para incentivar a las empresas que innoven con programas y formatos.